Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
lesiones-y-patologias-podologia
Podologia Clinica-Maria-del-Mar-Ruiz

Varices y Telangiectasias: Escleroterapia

La circulación en las piernas consta de dos partes: por un lado la arterial (la sangre que llega por las arterias a los tejidos) y por otro la de retorno al corazón (conducida por las venas).

Las venas son los vasos sanguíneos que recogen la sangre desde los tejidos del cuerpo hasta el corazón. El corazón bombea sangre a los pulmones para que recoja oxígeno.

La sangre arterial rica en oxígeno fluye por los pequeños vasos sanguíneos, donde sueltan el oxígeno y los nutrientes a todos los tejidos del cuerpo. Esta sangre vuelve al corazón a través de las venas para recoger más oxígeno. Las venas tienen unas válvulas de sentido único, que ayudan a mantener la sangre fluyendo en dirección al corazón, es decir, en contra de la gravedad. Si las válvulas están debilitadas o dañadas, la sangre puede retroceder y acumularse en las venas. Esto causa que las venas se hinchen y pueden formarse las venas varicosas o varices y telangiectasias.

Varices y Telangiectasias: Escleroterapia

Varices y Telangiectasias: Escleroterapia

Anatomía Venosa

Varices-y-Telangiectasias

sistema venoso anterior

Varices-y-Telangiectasias

sistema venoso plantar

sistema venoso posterior

¿Qué son las venas varicosas o varices y las telangiectasias?

Las venas varicosas son vasos sanguíneos anormales y dilatados causados por el debilitamiento de la pared de los vasos. Estas pueden aparecer como racimos de venas azules o moradas y algunas veces están rodeadas por capilares delgados y rojos conocidos como telangiectasias o venas en araña (grupo de pequeños vasos sanguíneos localizados cerca de la superficie de la piel).

Las venas varicosas y las telangiectasias pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo, pero aparecen con mayor frecuencia en las piernas y en el área pélvica. La mayoría de las venas varicosas se desarrollan cerca de la superficie de la piel. Las venas varicosas más profundas no se pueden ver, pero podrían causar que la piel que se encuentra sobre ellas se hinche o se ponga más oscura o dura.

Venas varicosas y telangiectasias se producen simultáneamente

Venas varicosas y telangiectasias se producen simultáneamente

Imagen con varices y telangiectasias en pie y tobillo

Imagen con varices y telangiectasias en pie y tobillo

¿Cuáles son los síntomas de las venas varicosas?

Los síntomas usualmente aparecen antes de la edad de 40 años y éstos son los más habituales:

  • Hinchazón o edema de piernas, tobillos y pies.
  • Las piernas se sienten “pesadas” y cansadas.
  • Racimos torcidos de venas azules y moradas hinchadas.
  • Parestesias (sensación de hormigueo), edema maleolar (hinchazón de los tobillos), así como dolor en la zona de los cordones varicosos.
  • Calambres de músculos de la pantorrilla, dolor punzante, dolor muscular o dolor en las piernas.
  • Dolor detrás de la rodilla.
  • Picor y ardor alrededor de la vena (pierna y pie).
  • Músculos de las piernas que se cansan fácilmente.
  • Decoloración marrón de la piel.
  • Úlceras en la piel: úlceras varicosas.
  • Estos síntomas son más acusados en verano y a última hora del día, siendo por lo general menos sintomáticas por la noche.  A veces existe reflujo de la safena interna sin que el paciente presente aún varices externas propiamente dichas.
Varices-y-Telangiectasias
Varices-y-Telangiectasias

No siempre las varices y las venas de araña requieren tratamiento médico. Si las venas varicosas hacen que el caminar o el estar de pie sea doloroso, se debe pedir cita para valoración. También si se desarrollan úlceras cerca de o en las venas varicosas o si los pies o tobillos se hinchan.

En algunos casos, las venas varicosas pueden ser dañinas para la salud debido a que pueden ser asociadas con el desarrollo de:

  • Ulceras por éstasis venoso: son úlceras que aparecen cuando las venas hinchadas no proveen suficiente drenaje de líquidos de la piel. Como resultado, la piel no recibe suficiente oxígeno y se podría formar una úlcera (herida en la piel.)
  • Flebitis: es una inflamación de la vena, muy dolorosa.
  • Trombosis:  es el desarrollo de trombos o coágulos sanguíneos que se forman en las venas dilatas, en ocasiones una complicación seria, produciéndose la trombosis venosa profunda.
Las úlceras varicosas pueden causar mucho dolor. Varices-y-Telangiectasias
Las úlceras varicosas pueden causar mucho dolor

Las úlceras varicosas pueden causar mucho dolor

¿Quién padece de varices y telangiectasias?

Casi el 50 por ciento de las mujeres entre los 40 y 50 años de edad tienen alguna forma de venas varicosas o varices y telangiectasias. Cuatro veces más mujeres que hombres las tienen y se vuelven más frecuentes con la edad.

¿Cuál es la causa de las venas varicosas?

Las venas varicosas se producen cuando las venas sanas se hinchan y hacen que la sangre permanezca y se estanque en ellas. Normalmente, la sangre fluye a través de la vena en dirección hacia el corazón. Las venas varicosas se forman cuando las válvulas fallan y la sangre retrocede (reflujo), quedándose estancada en las zonas distales con todos los productos de desecho del cuerpo.

Cuando fallan las válvulas, se produce un reflujo de sangre desde el sistema venoso profundo al superficial, dilatando las venas situadas bajo la piel y dando lugar a las varices.

Las varices son venas que funcionan mal, provocando una sobrecarga de la pierna. No se trata solo de un problema estético, sino que con mucha frecuencia da lugar a síntomas y puede dar lugar a complicaciones más o menos graves.

Se desconoce la causa exacta de las venas varicosas, aunque el historial familiar, el embarazo, la obesidad, la falta de movimiento y los cambios hormonales son factores contribuyentes para esta enfermedad. Estar de pie por períodos largos de tiempo y usar ropa interior y ropa apretada al cuerpo también podría resultar en venas varicosas y en venas de araña o telangiectasias.

Anatomía de las varices

Anatomía de las varices

Factores como el sedentarismo, la obesidad, los embarazos, los trabajos que precisan bipedestación prolongada o pasar muchas horas sentado, dan lugar a la dilatación de las venas superficiales y al fallo del sistema de válvulas que hace que la sangre suba hacia el corazón en contra de la gravedad.  Con mucha frecuencia existe también una tendencia genética a desarrollar varices en pacientes que no tienen ninguno de los factores de riesgo arriba mencionados.

¿Cómo se diagnostican las venas varicosas?

Durante el examen físico, se revisarán las piernas, tobillo y pie mientras el paciente esté de pie. También se puede realizar un Doppler, un estudio ecográfico por ultrasonido para examinar el flujo de sangre en las venas cerca de la superficie de la piel (venas superficiales o reticulares) y venas profundas.

Hay 5 tipos de varices:

  • De las venas safenas
  • De las venas tributarias
  • De las venas perforantes
  • Reticulares
  • Telangiectasias (venas de araña)

Las 2 últimas son las más frecuentes.

Hay otras patologías dermatológicas que pueden confundir el diagnóstico.

Ecografía mostrando una zona con trombosis

Ecografía mostrando una zona con trombosis

Paciente con erisipela: no es una patología venosa

Tratamiento conservador de las venas varicosas y telangiectasias

Hacer ejercicio regularmente, ponerse de pie frecuentemente y/o elevar tus piernas mientras se está sentado o durmiendo podría prevenir que tus venas varicosas y venas de araña empeoren. Usar calcetines especiales de soporte elástico o medias de compresión durante las actividades diarias también puede proveer más soporte y aliviar los achaques y el dolor en las piernas. Cuando necesitas estar de pie por períodos largos de tiempo, toma frecuentes descansos para sentarte y elevar tus pies.

Dependiendo del tamaño y la ubicación, las venas varicosas y las telangiectaasias pueden ser tratadas con cirugía, inyecciones (escleroterapia), o cirugía láser.

Tratamiento con escleroterapia o esclerosis con microespuma de las venas varicosas y telangiectasias

La escleroterapia es una buenísima opción de tratamiento no quirúrgico de las varices , que consiste en la inyección de una solución química en las venas para hacerlas colapsar, ya sea en forma líquida o en microespuma. Debido a que las venas ya no pueden llevar sangre, desaparecerán con el tiempo.
La circulación mejora porque el trabajo de transportar la sangre lo hacen otros vasos sanguíneos saludables cercanos.La escleroterapia requiere varias sesiones debido a que usualmente se necesita más de una inyección (líquido o microespuma, dependiendo del tamaño y forma) para tratar cualquier vena efectivamente.
En una sesión se pueden tratar de diez a cuarenta venas, que a su vez comunican con otras y las esclerosa también. La misma vena no debe ser inyectada de cuatro a seis semanas para permitir que se cure por completo, aunque se pueden tratar otras zonas cercanas durante este tiempo.

Varices-y-Telangiectasias
Las inyecciones para tratar las varices se realizan con agujas ultrafinas que apenas causan molestia

Las inyecciones para tratar las varices se realizan con agujas ultrafinas que apenas causan molestia

La única incomodidad durante la escleroterapia es la sensación de pequeños pinchacillos, aunque esto se realiza con agujas ultrafinas, por lo que la molestia es leve.

Después del tratamiento se recomienda usar calcetines o medias de compresión. El caminar y hacer ejercicio moderado también puede ayudar a acelerar la recuperación. Entre las reacciones temporales al tratamiento se podrían incluir una leve hinchazón de la pierna o el pie, un hematoma de menor importancia, picazón, enrojecimiento o un dolor leve. Las complicaciones raras incluyen nuevos racimos de pequeños vasos sanguíneos, ulceraciones en la piel y pigmentaciones marrones alrededor de los vasos tratados que desparecerán con el tiempo.

Una vez tratadas, las venas desaparecen a lo largo de seis meses y no vuelven a aparecer. Sin embargo, el tratamiento de la escleroterapia no puede detener el desarrollo de nuevas venas varicosas o venas arañas.

El resultado es el mismo a la extirpación quirúrgica de la variz.

Otras opciones de tratamiento de las venas varicosas y telangiectasias

  • Factores de crecimiento en las úlceras: En el caso de úlceras varicosas se pueden tratar con factores de crecimiento del paciente, para que la herida cicatrice en óptimas condiciones.
  • Fotodermal: Luz intensa y pulsada que puede ser usada para tratar pequeñas venas araña, ciertos tamaños de venas varicosas y marcas de nacimiento vasculares. Este tratamiento podría ser recomendado cuando la escleroterapia o la terapia de láser no ha tratado efectivamente las venas dilatadas. Para tratar el área apropiadamente podrían ser requeridos de uno a seis tratamientos.
  • Terapia Láser: Mayormente efectivo para los pequeños vasos sanguíneos del rostro y las piernas, la terapia láser calienta los vasos sanguíneos y los hace desaparecer. Es algo doloroso.
  • Ligación quirúrgica/extracción: Las venas varicosas severas podrían requerir un procedimiento quirúrgico en el cual las venas dilatadas son extraídas o atadas a través de una pequeña incisión en la piel.
  • Terapia de ablación endovenosa: La terapia de ablación endovenosa usa un láser para crear calor y cerrar las venas varicosas. Se hace un pequeño corte en la piel cerca de la vena varicosa. Un instrumento en la punta del tubo calienta el interior de la vena y la cierra.
  • Cirugía endoscópica venosa: En la cirugía endoscópica venosa se hace un pequeña incisión cerca de la vena varicosa. La cirugía endoscópica venosa se suele usar tan solo en casos severos.
  • Safenectomía o fleboextracción de la safena: Dado que la safena interna (una vena que discurre desde el pliegue inguinal hasta el tobillo) es la que más frecuentemente provoca varices tronculares al sufrir un reflujo, el tratamiento básico consiste en su extirpación. Esta técnica fue descrita hace más de 40 años y sigue siendo válida, pero sigue siendo una técnica efectiva  a largo plazo.  No obstante es una intervención relativamente agresiva, que requiere anestesia general o epidural.Con frecuencia puede dar lugar a lesiones del nervio safeno, provocando dolor, anestesia y o hormigueos en el territorio del tobillo y la pierna.  Los hematomas son también frecuentes, requieren unas cicatrices relativamente grandes y la recuperación funcional suele ser lenta (3-4 semanas con frecuencia). Por estos motivos la tendencia actual es la de sustituirla por métodos menos invasivos.

 

La aplicación de láser terapéutico Clase IV es un tratamiento efectivo. La Terapia K-Laser es una herramienta ideal para tratar un gran número de patologías, desde la bioestimulación de los tejidos dañados a proporcionar un alivio inmediato del dolor en un tiempo corto de tratamiento, debido a la elevada potencia y la facilidad de aplicación. La laserterapia es una modalidad de tratamiento no invasivo, seguro y efectivo donde la luz se emplea para aliviar el dolor, reducir la inflamación, y estimular la cicatrización de heridas y curación de tejidos blandos.

Úlcera curada con PRP

Úlcera curada con PRP

¿Cómo puedo prevenir las varices y las telangiectasias?

  • Evitar usar fajas, medias de nylon con control en la parte superior, ligas y otras prendas de vestir ceñidas al cuerpo.
  • Evitar cruzar las piernas mientras se está sentado.
  • Evitar estar sentado o de pie y en una sola posición por un largo período de tiempo.
  • Hacer ejercicio regularmente para incrementar la circulación.
  • Bajar de peso si se tiene sobrepeso.
  • Elevar las piernas por lo menos dos veces al día durante 30 minutos cada vez.

Resultados de pacientes que tenían varices y telangiectasias tratados con escleroterapia

Pacientes que tenían varices y telangiectasias tratados con escleroterapia
Pacientes que tenían varices y telangiectasias tratados con escleroterapia

En colaboración con C. Vascular

Imágenes tomadas antes de la cirugía y a los 10 días de la intervención

Pacientes que tenían varices y telangiectasias tratados con escleroterapia

Tratados con escleroterapia liquida y/o microespuma

  • La paciente tras visitar a varios especialistas y no obtener ninguna solución, vino a la Clínica y se le diagnosticó de exóstosis subungueal y uña inc

  • Vídeo testimonial sobre una cirugía realizada para retirar un quiste sinovial doloroso, con anestesia local y deambulación inmediata.

  • Postoperatorio de un joven deportista tras la cirugía de un dedos en martillo, realizada con anestesia local y tras la cual el paciente se va caminand