Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
lesiones-y-patologias-podologia
Podologia Clinica-Maria-del-Mar-Ruiz

Enfermedad de Freiberg | necrosis avascular

La enfermedad de Freiberg es una necrosis avascular de la cabeza del metatarsiano. El lugar usual de aparición de la afección está en la cabeza de los metatarsianos y de forma especial en la cabeza del segundo y / o tercero, que se caracteriza por la pérdida temporal o permanente del flujo sanguíneo, conocida como osteonecrosis o necrosis avascular. El término osteonecrosis, necrosis avascular u osteocondrosis engloba un grupo heterogéneo de alteraciones caracterizadas por la fragmentación y esclerosis de los núcleos de osificación de los huesos en crecimiento. Es una patología del antepié de consulta habitual en los pacientes que acuden al podólogo.

La enfermedad de Freiberg es una necrosis avascular de la cabeza del metatarsiano.

La descripción de esta enfermedad le pertenece a Freiberg, que en el año 1914 describió un síndrome de metatarsalgia asociado a la destrucción y colapso de la cabeza metatarsiana. Utilizó el término “infraction” y describió al segundo metatarsiano como el más afectado; desde esa época se publican diferentes artículos que relatan las causas probables de su etiología. En 1915 Skillen usó el término “eggshell fracture” (fractura de cáscara de huevo). En 1922 Panner lo llamó enfermedad metatarsiana peculiar. En 1923 Koehler lo denominó la segunda enfermedad de Koehler. En 1923 Lewin usó el término de epifisitis metatarsiana, cabeza chata metatarsiana y osteocondritis deformans metatarso juvenilis. En 1924 Bragart lo denominó malakopathie.

Freiberg, describió seis casos de mujeres jóvenes que presentaban cojera dolorosa y malestar aislado en la cabeza del segundo metatarsiano. En el examen radiológico, observó colapso de la superficie articular de la cabeza del segundo metatarsiano, con cuerpos sueltos. El interés de esta patología se centra, en que es una de las afecciones que originan metatarsalgia. Establecer el diagnóstico en las etapas iniciales puede ser difícil, debido a la etiología multifactorial asociada a traumas, déficit vascular y alteraciones sistémicas.

Localización de la enfermedad de Freibreg
Localización de la enfermedad de Freibreg

Localización de la enfermedad de Freibreg

Causas de la enfermedad de Freiberg

La causa de inicio de la enfermedad de Freiberg es controvertida.  La enfermedad de Freiberg es una causa frecuente de metatarsalgia. Es una osteocondritis de la cabeza de los metartarsianos. Puede existir algún disturbio en el centro de osificación de un hueso. Siffert lo definió como una causa idiopática caracterizada por un desorden en la osificación endocondral incluyendo la condrogénesis y osteogénesis. Se ve generalmente en la cabeza del segundo metatarsiano de pacientes adolescentes y predominantemente en mujeres entre los 13 a 18 años.

La alta incidencia de presentación en el segundo metatarsiano se debe probablemente a la mayor rigidez y longitud que presenta éste (o el dedo) comparado a los otros metatarsianos. La teoría más aprobada es por una sobrecarga que genera stress en la metáfisis distal del metatarsiano, dando como resultado una fractura por stress. La enfermedad de Freiberg es más frecuente en personas con un primer metatarsiano corto o un segundo metatarsiano largo, lo que aumenta la presión sobre la cabeza y la articulación del segundo metatarsiano.

Epifisitis en adolescentes Enfermedad-de-Freiberg

Epifisitis en adolescentes

Destrucción articular en Freiberg

Destrucción articular en Freiberg

La articulación del metatarsiano tiende a colapsar, y las actividades que presionan repetidamente esta articulación, como bailar, saltar o correr, pueden acelerar este proceso. Se presenta en la segunda década de la vida, en adolescentes que practican deporte, asociada comúnmente al género femenino y localizado principalmente en:

  • Segundo metatarsiano 68% de los casos.
  • Tercer metatarsiano 27% de los casos.
  • Bilateral en el 6,6% de los casos

 

En la actualidad se relaciona con un origen multifactorial, donde existen factores etiológicos aislados o conjuntos como:

  • Traumatismos: la enfermedad de Freiberg es causada por un microtraumatismo en la metáfisis y en la placa de crecimiento. La necrosis avascular aplana la cabeza del metatarso preferentemente en el segundo metatarsiano, a consecuencia de presentarse más largo y rígido, y por lo tanto, estar sujeto a mayor compresión por el calzado, produciendo daño tisular.
  • Alteración de la vascularización: las arterias radiales vascularizan la cabeza metatarsal; cuando existe un compromiso en la zona subcondral, por estar aislada por una superficie convexa avascular del cartílago hialino se produce la necrosis avascular. Además, se sospecha que la posición anatómica de distintos huesos como son: la cabeza del metatarsiano, la cabeza femoral, el cóndilo humeral y el escafoides presentan vulnerabilidad y sensibilidad a la necrosis avascular, y se relaciona con un cierre tardío de las epífisis de los metatarsianos a la edad de entre 17 a 20 años generando compromiso en la circulación del hueso subcondral.
  • Alteraciones sistémicas: los trastornos sistémicos como el lupus eritematoso sistémico, la hipercoagulabilidad, etc.,que generan presión intraósea y favoreciendo en la cabeza metatarsal el desarrollo del Freiberg.
La ecografía aporta visibilidad del estado articular: fisuras y colapso articular de la enfermedad de Freiberg
La ecografía aporta visibilidad del estado articular: fisuras y colapso articular de la enfermedad de Freiberg

La ecografía aporta visibilidad del estado articular: fisuras y colapso articular

En las pruebas anatomopatológicas se observa un colapso en el hueso subcondral, en el tejido cartilaginoso y se aprecian zonas con fisuras óseas. Por este motivo y debido a la alteración en la condrogénesis y en la osteogénesis en la cabeza metatarsal del metatarsiano, que previamente era normal, se conoce a esta enfermedad también como Infracción de Freiberg (fractura incompleta), y está relacionada con la osteonecrosis.

Síntomas de la Enfermedad de Freiberg

La sintomatología más frecuente de la enfermedad de Freiberg es dolor sobre la articulación metatarsofalángica. El dolor es más pronunciado en la cabeza del metatarsiano en posición de pie, en especial al pararse en puntillas o al usar tacones. La articulación metatarsofalángica puede estar hinchada y tener limitación de la amplitud de movimiento pasiva con dolor.

Se observa un engrosamiento (tumefacción) alrededor de la segunda articulación metatarsofalángica, secundaria a una sinovitis articular, y a crecimiento óseo. Existe una limitación en la movilidad articular debido al dolor. A la palpación se percibe dolor a la presión dorsoplantar de la cabeza metatarsiana afectada, con inflamación y limitación en la movilidad articular debido al dolor. En casos crónicos, hay escasa movilidad, contracturas de los tejidos blandos periarticulares y aumento de volumen en la región dorsal del antepié, debido a la exóstosis que se ha formado.

Zona abultada dorsal en casos avanzados de la enfermedad de Freiberg

Zona abultada dorsal en casos avanzados

Diagnóstico de la Enfermedad de Freiberg

El método diagnóstico más temprano es la gammagrafía ósea con Tecnecio-99: hay incremento de captación del isótopo, y puede ser positiva hasta 6 meses antes de que haya alteraciones radiográficas.

Evolución radiográfica de la enfermedad de Freiberg

Evolución radiográfica de la enfermedad de Freiberg

El diagnóstico de la enfermedad de Freiberg se confirma con radiografía. La cabeza del segundo metatarsiano está ensanchada y aplanada, y la articulación del metatarsiano es esclerótica e irregular. Los hallazgos iniciales son un aplanamiento de la cabeza del metatarsiano, seguido de un aumento de densidad ósea o esclerosis, y de la aparición de lesiones quísticas, con ensanchamiento de la cabeza metatarsiana. A medida que la lesión progresa disminuye el espacio articular y se fragmenta el hueso subcondral, dando lugar a la formación de cuerpos libres intraarticulares, produciéndose una periostitis con engrosamiento cortical de la metáfisis y diáfisis adyacentes. Los hallazgos radiológicos son prácticamente patognomónicos. Con el tiempo el hueso epifisario se debilita y colapsa con la formación de osteofitos y cuerpos libres.

La ecografía es otra herramienta para diagnosticar la enfermedad de Freiberg y nos permite visualizar en tiempo real los osteofitos articulares y el movimiento de la articulación.

Mi agradecimiento a Isabel Villalba Cortés por permitirnos emitir las imágenes

Sin embargo, otras enfermedades pueden producir necrosis ósea de una cabeza metatarsiana, como el lupus eritematoso sistémico, la artritis reumatoide, la condrocalcinosis, la diabetes mellitus o la gota.

El diagnóstico diferencial puede ser difícil y se establece con fractura por estrés, artritis séptica, tumores, neuroma interdigital, sinovitis y diversos tipos de artritis.

Ecografía mostrando los osteofitos en falange y metatarsiano
Ecografía mostrando los osteofitos en falange y metatarsiano

Ecografía mostrando los osteofitos en falange y metatarsiano

La evolución habitual es que remitan los síntomas al cabo de semanas o meses, sin que haya modificaciones en las alteraciones radiológicas. Como complicación se produce una artrosis secundaria, que en la edad adulta puede dar lugar a una metatarsalgia.

El diagnóstico es radiológico, encontrando osteoesclerosis en etapas tempranas y osteólisis en etapas más avanzadas, llegando a la destrucción progresiva de la cabeza del metatarsiano en la última fase de la enfermedad.

Clasificación o Etapas en la Enfermedad de Freiberg o Necrosis Avascular

Según  Mann la enfermedad de Freiberg se clasifica en 4 tipos:

Tipo 1: se produce la necrosis de la cabeza del metatarsiano y luego se repara por un llamado “creeping substitution”, (según la literatura Estadounidense), que se traduce como: “sustitución ósea por infiltración – revascularización”. En este tipo hay una recuperación total del paciente o casi total dejando la articulación casi igual a antes de empezar.

Tipo 2: hay un colapso de la cabeza durante la revascularización, en donde la superficie articular se mantiene intacta pero se forman osteofitos dorsales que limitan la dorsiflexión.

Tipo 3: cuando ya existe una enfermedad degenerativa articular.

Tipo 4: cuando hay afectación de múltiples cabezas, se cree que puede ser una forma de displasia epifisaria.

Según Smillie la enfermedad de Freiberg se clasifica en 5 estadíos:

  • Estadío 1: comienza con una fractura/fisura por stress, la epífisis se encuentra isquémica, se ve a veces un aumento en la densidad ósea. Se caracteriza por una fisura de la epífisis subcondral, sin interés radiológico debido a la ausencia de visibilidad del trastorno.Estadío 2: existe una absorción del hueso con un hundimiento de la porción central del mismo dentro de la cabeza del metatarsiano. Da comienzo la revascularización produciéndose un colapso, en la zona central y dorsal de la cabeza metatarsal afectada, que comienza a colapsarse hacia la metáfisis. En las radiografías oblícuas se evidencia de manera más clara el aumento del espacio articular, aplastamiento de la cabeza del metatarsiano, esclerosis leve de la epífisis y edema en los tejidos blandos.Estadío 3: se ven proyecciones óseas a cada lado de la cabeza, el cartílago articular plantar permanece intacto. Se observan imágenes líticas alrededor de la fractura y un aumento de la esclerosis epifisiaria, que conllevan un aumento del aplanamiento y superficie en las regiones lateral y medial de la cabeza metatarsal con pérdida del espacio intraarticular.Estadío 4: hay compromiso del cartílago articular plantar, pueden verse fracturas y cuerpos libres. El hundimiento del fragmento central hacia la metáfisis conlleva a una pérdida de la superficie plantar, los bordes periféricos se separan originando cuerpos libres intraarticulares. La destrucción articular es irreparable y aparece una disminución del espacio articular.Estadío 5: hay achatamiento de la cabeza del metatarsiano y artrosis. Degeneración total de la articulación con eliminación del espacio articular, existe una hipertrofia de la cabeza metatarsal, acompañada de alteraciones de la base de la falange proximal, con la formación de osteófitos y engrosamiento de la diáfisis del metatarsiano.

Tratamiento Conservador la Enfermedad de Freiberg o Necrosis Avascular

Las inyecciones de corticoides, analgésicos y la inmovilización pueden ayudar a aliviar los brotes de dolor agudo.

El tratamiento de la enfermedad de Freiberg a largo plazo puede requerir ortesis plantares (plantillas a medida) con barras metatarsianas y calzado de tacón bajo, posiblemente con suela curva para reducir la tensión sobre la cabeza y la articulación del segundo metatarsiano.

Inyecciones de factores de crecimiento (PRP), pueden ayudar a paliar los síntomas, y en algunos casos se ha frenado la evolución de la enfermedad.

 

La aplicación de láser terapéutico Clase IV es un tratamiento efectivo. La Terapia K-Laser es una herramienta ideal para tratar un gran número de patologías, desde la bioestimulación de los tejidos dañados a proporcionar un alivio inmediato del dolor en un tiempo corto de tratamiento, debido a la elevada potencia y la facilidad de aplicación. La laserterapia es una modalidad de tratamiento no invasivo, seguro y efectivo donde la luz se emplea para aliviar el dolor, reducir la inflamación, y estimular la cicatrización de heridas y curación de tejidos blandos.

Plantillas a medida para la Enfermedad de Freiberg

Plantillas a medida

Inyección de factores decrecimiento para la Enfermedad de Freiberg

Inyección de factores decrecimiento

Tratamiento Quirúrgico la Enfermedad de Freiberg o Necrosis Avascular

En los casos en que fracasa el tratamiento conservador o en las fases avanzadas, hay que recurrir al tratamiento quirúrgico. Será individualizado de acuerdo con la gravedad de los síntomas:

  • Osteotomías metatarsianas de descarga (osteotomía de Weil).
  • Desbridamiento y toilette de la cabeza metatarsiana en fases tardías con artrosis metatarsofalángica.
  • Sinovectomía.
  • Excisión de cuerpos libres.
  • Descompresión articular.
  • Queilectomía.
  • Artroplastia por resección.
  • Injertos óseos.
  • Artroplastia con implante protésico.
  • Artroscopia.
Imagen intraoperatoria de Freiberg

Imagen intraoperatoria de Freiberg

Limpieza de la articulación

Limpieza de la articulación

También está descrita la resección de la cabeza del metatarsiano afectado pero suele dejar como secuela una metatarsalgia por transferencia de carga.

Smillie recomendaba para los estadíos 1 a 3 el injerto óseo en la metáfisis distal para así mejorar la circulación a través de la placa fisaria. Helal y Gibb agregaron a la técnica de Smillie la fijación de la articulación MTTF con una aguja de Kirschner ampliando las indicaciones de esta técnica a los grupos 3 a 5. Estos mismos autores recomendaban una osteotomía transversal sin fijación para que ascienda la cabeza del metatarsiano cuando el dolor se debía a la hiperpresión.

Zona erosionada del metatarsiano

Zona erosionada del metatarsiano

Estos procedimientos deben realizarse con una disección meticulosa ya que, a través de los ligamentos colaterales corren vasos que nutren la cabeza del metatarsiano y la base de la falange.

Gauthier y Elbaz describieron una osteotomía dorsiflexora de la cabeza del metatarsiano.

Smith y Cols, describieron una osteotomía de resección de 4 milímetros más la fijación con una placa en T para pequeños fragmentos (sin realizar una capsulotomía). Las ventajas que ellos notaron fueron que es fácil de realizar, no daña la vascularización distal y produce una remodelación de la cabeza del metatarsiano (al quitar la presión articular). La desventaja notada con esta técnica es que no restaura el movimiento normal de la articulación metatarsofalángica, pero no aparenta interferir con la función.

A nivel de las articulaciones metatarsofalángicas de los cuatro últimos dedos, existen 2 planos de movimiento, en el plano transversal la abducción y aducción y en el plano sagital la dorso y plantarflexión.
Durante la propulsión normal se necesita entre 40 a 60 grados de movimiento. No existe aún un implante que pueda soportar los movimientos en ambos planos.

La artroplastia por interposición fue propuesto por Kehr quién realizaba una capsulotomía en U a nivel de la articulación metatarsofalángica con la base proximal. Se remodela la cabeza y se extraen los cuerpos libres, luego se interpone la cápsula y se fija con sutura a través de la piel plantar con el sistema de “pull-out”. El tiempo de recuperación es menos comparado a las osteotomías, implantes o injertos óseos. No se necesita medios de fijación y el acortamiento en mínimo. Se usa este método para estadíos tardíos, enfermedad degenerativa articular, etc.

La artroscopia de la articulación metatarsofalángica en donde se realiza el debridamiento y perforaciones de la metáfisis distal del metatarsiano, reporta muy buen resultado subjetivo con regreso a la actividad ilimitada y demostraron mediante RMN la remodelación de la cabeza del metatarsiano.

Está claro que el grado de evolución de la enfermedad de Freiberg, junto a la sintomatología del paciente, nos hará dirigirnos a una técnica u otra, según se ajuste a cada caso en particular.

En cualquiera de las distintas opciones quirúrgicas, la cirugía se realiza con anestesia local, y el paciente sale caminando por su propio pie. En nuestros pacientes siempre ponemos factores de crecimiento intraoperatorios, ya que brinda una mejor y rápida recuperación sin efectos secundarios.

  • La paciente tras visitar a varios especialistas y no obtener ninguna solución, vino a la Clínica y se le diagnosticó de exóstosis subungueal y uña inc

  • Vídeo testimonial sobre una cirugía realizada para retirar un quiste sinovial doloroso, con anestesia local y deambulación inmediata.

  • Postoperatorio de un joven deportista tras la cirugía de un dedos en martillo, realizada con anestesia local y tras la cual el paciente se va caminand