Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
lesiones-y-patologias-podologia
Podologia Clinica-Maria-del-Mar-Ruiz

Dedos en Martillo y Dedos en Garra

La deformidad del dedo en martillo es uno de los trastornos más frecuentes  del pie. Su gravedad puede variar desde asintomática hasta discapacitante. Pueden existir como una deformidad aislada, junto a otras deformidades del pie y tobillo, como el Hallux valgus o juanete, y/o como consecuencia de otras patologías. Las causas suelen ser multifactoriales, produciéndose alteraciones biomecánicas. El tratamiento más adecuado para los trastornos de los dedos en martillo y en garra empieza, con la determinación de cuáles son exactamente las articulaciones afectadas y cuál es el plano en el que se producen dichas deformidades.

¿ Qué es un dedo en martillo, un dedo en garra y un dedo en maza?

Los dedos en martillo, dedos en garra o en maza son unas de las deformidades más habituales del pie y tobillo. En términos generales, en las deformidades del dedo en martillo o garra, puede verse con facilidad la desalineación de los dedos. Las deformidades digitales o de los dedos se producen en los planos frontal, transversal y sagital, o en planos combinados. Las articulaciones interfalángicas y metatarsofalángicas, junto con las estructuras tendinosas y ligamentosas que las rodean, abarcan dichas deformidades creando una deformidad compleja. Entre éstas podemos mencionar el dedo en martillo, el dedo en garra, el dedo supraaducto o infraaducto, el quinto varo-supraducto, los helomas interdigitales (ojos de gallo) y los dedos en maza.

Para conocer la deformidad hay que conocer cuál es la anatomía normal de los dedos. Los términos de dedo en martillo, dedo en maza, y dedo en garra se utilizan según las articulaciones que están afectadas. El plano afectado es el sagital (de arriba abajo), aunque también suelen asociarse desviaciones en otros planos. Un dedo en martillo simple afecta a la articulación interfalángica proximal y presenta las falanges media y distal flexionadas sobre la falange proximal. El dedo en martillo complejo afecta normalmente a uno o dos dedos del pie y consiste en una deformidad en flexión de la articulación interfalángica proximal y una deformidad en hiperextensión de la articulación metatarsofalángica. Un dedo en garra consiste en una deformidad de flexión en las falanges y una deformidad en hiperextensión en la articulación metatarsofalángica. Hasta cierto punto, existe una superposición en las definiciones de dedo martillo y dedo en garra, si bien es cierto que en el dedo en garra, suele haber una patología neuromuscular subyacente, ya que afecta a casi todos los dedos del pie. Un dedo en maza afecta a la articulación interfalángica distal, y presenta una falange distal flexionada sobre la falange media.

Dedos-en-martillo

Dedo en martillo

Dedos en Garra

Dedo en Garra

Dedos en maza

Dedo en maza

En el dedo en martillo la anatomía está distorsionada. Como ya hemos visto hay una flexión de la articulación interfalángica proximal, con una deformidad en extensión de la articulación interfalángica distal y de la metatarsofalángica. Cuando hay una deformidad severa el dedo en martillo también puede haber una dislocación o subluxación de la articulación metatarsofalángica. En las primeras etapas de su evolución el dedo puede estar flexible y la deformidad se corrige con una manipulación pasiva o incluso con el apoyo del pie. A medida que la deformidad va evolucionando y progresando se vuelve rígida. Es más común en mujeres y afecta muy frecuentemente al segundo dedo del pie, sin embargo puede afectar a hombres y a cualquier edad.

Efecto deformante de la musculatura en el dedo en martillo

Efecto deformante de la musculatura en el dedo en martillo

El dedo en martillo puede existir como una deformidad aislada o junto con deformidades del dedo gordo, como el juanete o Hallux valgus, o del empeine, como puede ser en el pie cavo, o junto a deformidades del retropié, como en el pie plano. Las deformidades de los dedos menores, como el dedo en martillo se atribuyen con frecuencia a un calzado inadecuado, aunque también son consecuencia de causas congénitas o neuromusculares.

Con respecto al primer dedo del pie, el dedo en martillo solo puede afectar a la articulación interfalángica. En este dedo no existe en primer dedo en maza. En el primer dedo del pie o dedo gordo la deformidad en garra o martillo, se produce cuando hay una hiperextensión de la metatarsofalángica.

La intensidad de esta deformidades del pie varía, desde una deformidad flexible leve y fácilmente corregible, a una deformidad rígida y fija, en muchos casos estas deformidades son adquiridas o asociadas a otras patologías.

¿Cuál es la causa del dedo en martillo o garra?

En general se considera que el calzado tiene un papel importante en la etiología de las deformidades del dedo en martillo y en garra del pie. Indudablemente el hecho de meter el antepié oprimido, en los límites de un zapato de punta estrecha, influye en el inicio de estas deformidades, ya que los dedos del pie deben torcerse necesariamente para adaptarse a una zapato pequeño. No obstante, hay que tener en cuenta que los factores anatómicos predisponentes son muy variables y que un gran número de pacientes no utilizan zapatos estrechos y tienen deformidades de los dedos.

Las causas biomecánicas son el primer factor que contribuye a las deformidades de los dedos en martillo. Un pie cavo o un pie plano puede producir cargas anómalas, derivando en una presión excesiva que finalmente dará lugar a las deformidades de los dedos y la luxación de las articulaciones metatarsofalángicas.

Aunque la etiología de la deformidad del dedo en martillo es multifactorial, se incluyen causas neurológicas, congénitas, traumáticas y artríticas. El responsable habitual de la deformidad del dedo en martillo es un calzado que constriñe el pie, al no proporcionar espacio suficiente para los dedos. El amontonamiento de los dedos en la puntera de un zapato puede ser el resultado de un mal diseño o un mal ajuste del calzado, o un problema del pie, como por ejemplo ocurre en el Hallux valgus o juanete, pie reumático, Juanete de sastre, etc., en el que el pie ocupa mucho espacio dentro de la puntera del zapato y ocasiona presión a las puntas de los dedos, lo que provoca una flexión de los dedos dentro del zapato durante periodos prolongados.

La deformidad del dedo en martillo puede deberse a un desequilibrio muscular asociado a de enfermedades neuromusculares como la enfermedad de Charcot-Marie-tooth, la Ataxia de Friedreich, la parálisis cerebral, la mielodisplasia, la esclerosis múltiple y la discopatía degenerativa.

La deformación también puede aparecer en pacientes con un pie insensible asociado a diabetes mellitus o enfermedad de Hansen; los pacientes con artritis reumatoide, artritis psoriásica y otros tipos de artritis inflamatoria, también desarrollan deformidades en martillo.

En ocasiones después de fracturas de tibia o de otros traumatismos, se observa  una deformación progresiva de dedo en martillo, que probablemente será consecuencia de una lesión nerviosa o muscular por las presiones que se producen en el compartimento del pie o pierna afectado.

El dedo en garra suele tener una causa desconocida y suele asociarse a enfermedades neuromusculares, deformaciones artríticas y enfermedades metabólicas. El dedo en garra es el resultado del desequilibrio muscular entre la musculatura intrínseca y extrínseca. La contractura simultánea de los flexores y extensores largos del pie, provoca la deformidad típica. Esta deformidad en garra de los dedos normalmente afecta a varios dedos y ambos pies. Igualmente puede ser flexible o rígida y a menudo se ve asociada a un pie cavo con o sin contracción del tendón de Aquiles.

A medida que la deformidad en garra o en martillo se va volviendo más rígida, los dedos chocan con la parte superior del zapato y las cabezas de los metatarsianos se ven obligadas a dirigirse hacia la planta del pie. Cuando los dedos sufren una luxación dorsal, la almohadilla grasa de la planta se luxa hacia adelante, y las cabezas de los metatarsianos se vuelven más prominentes en la cara plantar, produciéndose metatarsalgia y una deformación muy dolorosa con callosidades en la planta del pie.

Cuándo existen problemas en el dedo gordo como un juanete, se produce una sobrecarga de la articulación metatarsofalángica del segundo dedo, y una posterior inestabilidad que da como resultado una deformidad de dedo en martillo.

Tanto la anatomía como la biomecánica del pie es muy importante en la etiopatogenia o causa del dedo en martillo. Las malas alineaciones en la longitud de los metatarsianos producen una parábola metatarsal alterada, produciéndose alteraciones biomecánicas con deformidad en martillo o garra de los dedos.

Dedos en maza del 2º y 3º dedos: la deformidad está en la articulación interfalángica distal

Dedos en maza del 2º y 3º dedos: la deformidad está en la articulación interfalángica distal

Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra durezas en la planta del pie

Durezas en la planta del pie

El roce de los dedos en martillo con el calzado produce dolor y callosidades

El roce de los dedos en martillo con el calzado produce dolor y callosidades

Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra

Dedos en martillo

Efecto del tacón sobre la deformidad de los dedos Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra

Efecto del tacón sobre la deformidad de los dedos

Dedos en martillo asociados a hallux valgus o juanete

Dedos en martillo asociados a hallux valgus o juanete

Dedos en garra asociados a hallux valgus

Dedos en garra asociados a hallux valgus

Síntomas del dedo en martillo o garra

El síntoma principal de los dedos en garra es el dolor en los dedos. Dependiendo del tipo de deformidad del dedo, ya sea en martillo, garra, maza etcétera, se producirá roce de las articulaciones interfalángicas del dedo, bien sea con la parte de arriba del calzado produciendo dolor, o también en la punta del dedo porque roza el pulpejo del dedo con el calzado.

También puede haber dolor en la planta del pie o metatarsalgia, debido a sobrecarga de la misma por luxación de la articulación metatarsofalángica. La desalineación de ésta articulación puede producir bursitis y rotura de la placa plantar. Además del dolor, puede haber engrosamiento de la piel o callosidades en las articulaciones de los dedos, bien sea en la articulación interfalángica proximal, y/o en la distal y/o en el pulpejo del dedo. También puede haber callos en la planta del pie produciendo dolor y entre los dedos produciendo los ojos de gallo o callos en las articulaciones entre los dedos.

Puede haber zonas eritematosas o enrojecidas, inflamación y presencia de úlceras debidas al roce con el calzado. En ocasiones estas úlceras se pueden infectar.

El roce de los dedos en martillo con el calzado produce dolor y callosidades

El roce de los dedos en martillo con el calzado produce dolor y callosidades

Rotura de la placa plantar Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra

Rotura de la placa plantar

Diagnóstico del dedo en martillo y dedo en garra

En la exploración física del paciente valoraremos la deformidad del dedo y como están afectadas las distintas articulaciones. Examinaremos el pie con y sin carga para determinar la flexibilidad y la posibilidad de reducción de la deformidad del dedo en martillo. Exploraremos cada uno de los dedos para comprobar si hay lesiones hiperqueratósicas o callos en las articulaciones, así como en la yema del dedo. Así mismo, puede visualizarse una evidente hinchazón y un posible eritema o enrojecimiento del dedo. Inspeccionaremos a fondo la piel, comprobando la existencia de úlceras y veremos el estado neurológico de los dedos. Un deterioro del estado sensorial puede deberse a una diabetes subyacente o a otros trastornos metabólicos.

También es importante evaluar la alineación de las articulaciones metatarsofalángicas. La inestabilidad de estas articulaciones se encuentra sin problemas palpando dorsalmente la base prominente de la la falange proximal y puede observarse un signo de Thomson y Hamilton positivos, dolor a la fuerza vertical a través de las metatarsofalángicas. Este dolor lo trataremos porque es muy recurrente.

La radiografía es la prueba de imagen que más se utiliza, en proyecciones dorsoplantar y lateral. Se puede ayudar con una ecografía para ver si existe una rotura de la placa plantar o bursitis o quistes de los tejidos blandos adyacentes.

Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra Luxación metatarsofalángica de un dedo en martillo

Luxación metatarsofalángica de un dedo en martillo

Dedos-en-martillo-y-Dedos-en-garra Radiografía lateral en carga mostrando rigidez en el apoyo del dedo, que no baja y produce fricción con el calzado

Radiografía lateral en carga mostrando rigidez en el apoyo del dedo, que no baja y produce fricción con el calzado

En la exploración física veremos si existen otros tipos de deformidades como el pie cavo y anotaremos en nuestra historia clínica el tipo de calzado que debe utilizar el paciente y el que lleva, así como la profesión ya que el calzado de puntera de acero puede producir deformidades.

También puede haber enfermedades asociadas neuromusculares o artropatías degenerativas, así como diabetes. Realizaremos una exploración del pie para ver si la deformidad es flexible o rígida y si están afectados otras partes del pie como un Hallux valgus, o un Juanete de sastre, ya que para la corrección del dedo necesitaremos espacio y que no se deformen otros dedos el pie.

Dentro de las patologías más comunes en el diagnóstico diferencial veremos si es un dedo en martillo, si es un dedo en garra, un dedo en maza, deformidad de dedos cruzados, enfermedad articular degenerativa, neuroma de Morton, radiculopatía neuropatía, enfermedad de Freibreg, insuficiencia vascular, fractura del metatarsiano, inestabilidad o sinovitis de la articulación metatarsofalangica, rotura de la placa plantar.

Tratamiento conservador del dedo en martillo y dedo en garra

El tratamiento conservador de un dedo en martillo o garra incluye la acomodación de la deformidad en un calzado amplio y aceptable para el paciente. Por lo general el calzado deportivo con puntera blanda servirá para acomodar la mayoría de las deformidades leves, mientras que para las deformidades severas se necesitará un calzado especial con profundidad y puntera extra-ancha. Si la piel del calzado es flexible o elástica aliviará los síntomas.

La consulta a un podólogo es habitual para realizar una limpieza de las callosidades.

Las ortesis de silicona o los protectores realizados a medida por el podólogo también pueden ayudar en la sintomatología de los dedos en martillo.

La aplicación de callicidas recetados en la farmacia de confianza, agrava los síntomas, ya que producen una quemadura incontrolada en una piel inflamada e irritada, llevando a veces a situaciones difíciles, como es la necrosis del dedo y la inevitable amputación del mismo.

También se pueden hacer vendajes para proteger los dedos o para tratar otras deformidades o patologías como la rotura de la placa plantar.

Las plantillas personalizadas ayudan cuando la deformidad es flexible y sobre todo cuando hay dolor en la planta del pie o metatarsalgia. El podólogo realizará un estudio de la marcha, realizando una plantilla diseñada a medida del paciente.

Plantillas a medida para aliviar el dolor en la planta Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra

Plantillas a medida para aliviar el dolor en la planta

Algunos medicamentos como los antiinflamatorios no esteroideos pueden ayudar a aliviar una articulación metatarsofalángica inflamada. Las infiltraciones de corticoides pueden debilitar los tendones y agravar la deformidad, derivando en una rotura de la placa plantar. Sin embargo, las infiltraciones de factores de crecimiento o PRP ayudan a reducir la sintomatología inflamatoria. La fisioterapia puede ayudar también aliviar los síntomas.

 

La aplicación de láser terapéutico Clase IV es un tratamiento efectivo. La Terapia K-Laser es una herramienta ideal para tratar un gran número de patologías, desde la bioestimulación de los tejidos dañados a proporcionar un alivio inmediato del dolor en un tiempo corto de tratamiento, debido a la elevada potencia y la facilidad de aplicación. La laserterapia es una modalidad de tratamiento no invasivo, seguro y efectivo donde la luz se emplea para aliviar el dolor, reducir la inflamación, y estimular la cicatrización de heridas y curación de tejidos blandos.

Tratamiento quirúrgico del dedo en martillo y dedo en garra

Cuando el tratamiento conservador ha fracasado, o el paciente tiene otras expectativas en su vida como no sufrir dolor o las incomodidades y limitaciones que produce la deformidad del dedo en martillo, tanto para la práctica deportiva como para calzarse, la solución es el tratamiento quirúrgico.

Un adecuado tratamiento quirúrgico del dedo en martillo o en garra dependerá del conocimiento de la etiología del dedo en martillo. Existen una gran variedad de opciones quirúrgicas que deben adaptarse a cada paciente y a cada etapa de la deformidad del dedo en martillo. Normalmente se utiliza una combinación de varios procedimientos debido a que existen un desequilibrio muscular y una deformidad articular importante. Se realizarán transferencia de tendones o alargamientos para conseguir un equilibrio muscular.

El tipo de cirugía realizado a estos pacientes dependerá también de si la deformidad es flexible o rígida y si está asociada o no a otra enfermedad generalizada o a grandes desordenes neuromusculares. Dependiendo de esto se realizarán artroplastias o artrodesis, en las que el dedo pueda quedar fijo en una posición, con la intención de que no vuelva a deformarse cuando existe el riesgo de que esto ocurra por la fisiología intrínseca de cada paciente.

Es importante conseguir un equilibrio muscular y articular del dedo en martillo. Es una cirugía sencilla, pero requiere de una valoración previa y cuidadosa de cada paciente. Normalmente se combinan varias técnicas según los requerimientos de cada paciente. Estas incluyen:

  •  Tenotomía o capsulotomía de la articulación interfalángica.
  •  Relajación de la articulación metatarsofalángica.
  •  Alargamiento de los tendones tanto flexores como extensores.
  •  Artroplastia de la articulación interfalángica proximal o distal.
  •  Liberación del capuchón extensor.
  •  Liberación y reparación de la placa plantar.
  •  Artrodesis de la articulación interfalángica.
  • Transferencia de tendones.
  •  Alargamientos de tendones.
  •  Reconstrucción de antepié .
  •  Remodelación de la parábola metatarsal, como se hace en la osteotomía de Weil.
Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra Cirugía de dedo en martillo realizada con anestesia local, tras la cual el paciente se va caminando

Cirugía de dedo en martillo realizada con anestesia local, tras la cual el paciente se va caminando

En la cirugía del dedo en martillo se busca un equilibrio tanto muscular como articular.

En la cirugía del dedo en martillo se busca un equilibrio tanto muscular como articular.

Vendaje del dedo en martillo

Vendaje del dedo en martillo

Se realizará cirugía correctiva de otro tipo de deformidades cuando coexisten, como el juanete Hallux valgus, el pie cavo, pie plano, problemas en el tendón de Aquiles, acortamiento gemelar, etc.

El periodo postoperatorio variará dependiendo de la combinación de estas técnicas, desde un simple vendaje unos días, a llevar un calzado quirúrgico entre 4 y 6 semanas, siempre apoyando el pie para realizar la actividad cotidiana.

La cirugía puede ser abierta o realizada por mínima incisión. Para esto hay que tener la certeza de que se está efectuando la reparación quirúrgica en el lugar adecuado.

La cirugía del dedo en garra y el dedo en martillo se realiza bajo anestesia local y se obtienen muy buenos resultados estéticos y de corrección de la deformidad, permitiendo al paciente calzarse, evitar que le aparezcan callosidades y dolores debido al roce con el calzado con el suelo o con los dedos adyacentes.

Vídeo Testimonio Dedo en Garra o Martillo

 

 

Fotos Antes y Después de la Cirugía de Dedos en Garra o Martillo

Antes de la Cirugía Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra-

Antes de la Cirugía

Después de la Cirugía Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra-

Después de la Cirugía

Preoperatorio dedo en martillo y juanete o hallux valgus

Preoperatorio dedo en martillo y juanete o hallux valgus

Postoperatorio dedo en martillo y juanete o hallux valgus

Después de la Cirugía

Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra

Preoperatorio dedos en garra

Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra

Posoperatorio dedos en garra

Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra

Deformidad de dedo en martillo con desviación en varios planos

Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra

Cirugía de dedo en martillo tras la alineación en todos los planos

Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra

Preoperatorio en el que vemos que falta un dedo por estar luxado dorsalmente (hacia arriba) y no apoya

Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra

Posoperatorio de dedo en martillo en el que se ha realizado una realineación quirúgica recuperando su posición anatómica.

Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra

Deformidad en garra severa con metatarsalgia(dolor en las flechas) en paciente intervenida en otro centro con resultados indeseados

Dedos-en-martillo-y-dedos-en-garra

Postoperatorio 2 meses después de cirugía de los dedos en garra

  • La paciente tras visitar a varios especialistas y no obtener ninguna solución, vino a la Clínica y se le diagnosticó de exóstosis subungueal y uña inc

  • Vídeo testimonial sobre una cirugía realizada para retirar un quiste sinovial doloroso, con anestesia local y deambulación inmediata.

  • Postoperatorio de un joven deportista tras la cirugía de un dedos en martillo, realizada con anestesia local y tras la cual el paciente se va caminand