Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
lesiones-y-patologias-podologia
Podologia Clinica-Maria-del-Mar-Ruiz

Deformidad de Haglund

La talalgia posterior o dolor posterior en el talón constituye un motivo de consulta frecuente en la práctica diaria. Existen una serie de cuadros responsables de la aparición de dolor en la parte posterior del retropié, muchos de ellos están producidos en deportistas y están asociados a la patología insercional del tendón de Aquiles. Entre las patologías más comunes de este síndrome encontramos

A: La deformidad de Haglund, que es la prominencia ósea en la parte posterior-superior del calcáneo (proyección de la bursa) con o sin bursitis retrocalcánea asociada.

B: La exóstosis posterior del calcáneo o  (pump-bump), que consiste en la presencia de una prominencia ósea en la cara posterolateral del talón (lo más frecuente) o posteromedial del mismo (menos común) con o sin la asociación de una bursa adventicia.

C) La tendinitis calcificante de la inserción del tendón de Aquiles, que es un proceso degenerativo de la inserción tendinosa con una calcificación y osificación del mismo. En este artículo vamos a hablar de la deformidad de Haglund. Este dolor en la parte posterior del retropié puede tratarse de forma conservadora y/o de forma quirúrgica.

Causas y Síntomas de la Deformidad de Haglund.

Haglund describió en 1928 un aumento del tamaño óseo del borde posterio-superior del calcáneo. Esta variante anatómica, la deformidad de Haglund, cuando el calzado y la flexión dorsal repetida del pie producen contacto entre el tendón de Aquiles, la bolsa retrocalcánea y el borde proximal posterior del calcáneo, puede producir dolor por el roce contínuo. En consecuencia, el síndrome o deformidad o enfermedad de Haglund se caracteriza con frecuencia con dolor en la parte posterior del talón, por inflamación dentro de la bolsa retrocalcánea o bolsa del tendón de Aquiles(bursitis), y muchas veces se manifiesta secundariamente como una tendinopatía de la inserción del tendón de Aquiles. El dolor en la parte posterior del talón y la tumefacción asociados al síndrome de Haglund, son consecuencia de la irritación mecánica de las partes blandas circundantes y el tendón de Aquiles por la prominencia ósea del calcáneo. Pueden verse muchas veces un abultamiento en la parte posterior del talón.

La deformidad de Haglund, la exóstosis posterior del calcáneo y la tendinosis calcificante de la inserción del tendón de Aquiles son cuadros que habitualmente se confunden en la práctica clínica, en parte motivados por la escasa bibliografía existente al respecto. Es importante diferenciar cada cuadro como entidad patológica diferente o relacionada entre sí. Un dato clínico importante es que los pacientes con tendinosis del tendón de Aquiles presentan dolor en la parte posterior del talón tanto con zapato cerrado a nivel posterior como abierto.  Sin embargo, normalmente los pacientes con enfermedad de Haglund o exóstosistosis posterior solo tienen dolor con el uso del calzado cerrado en la parte posterior del mismo, sin que exista con el uso del calzado o con la marcha descalzo.

Síndrome de Haglund diagnóstico por radiografia

Radiografía con deformidad de haglund: vemos la exóstosis en la zona superior del calcáneo

Síndrome de Haglund diagnóstico por radiografia

A-radiografía normal del pie y tobillo
B-deformidad de Haglund (zona sombreada en rojo): se puede ver el escaso espacio entre el tendón de Aquiles (línea punteada) y la parte posterior del calcáneo (línea contínua)

Deformidad de Haglund astragalo cara late externa

Deformidad de Haglund en el calcáneo. En la imágen de abajo de la foto, aspecto normal del calcáneo.

Diagnóstico y Exploración de la Deformidad de Haglund.

La evaluación clínica puede ayudar a diferenciar entre la bursitis retrocalcánea, la tendinopatía de inserción del calcáneo y la enfermedad de Haglund, aunque muchas veces coexisten a la vez. Normalmente se aprecia en la deformidad de Haglund un abultamiento en la parte posterior del talón que roza con el calzado. El dolor suele producirse con el roce del calzado y en la flexión dorsal tanto activa por parte del paciente, como realizando la exploración manualmente. La zona puede estar enrojecida debido al roce del calzado. Se pueden realizar exploraciones que ayudan a localizar el dolor del talón, cómo dividir la parte posterior del talón en una cuadrícula y localizar la zona dolorosa: la presencia de dolor en los cuadrantes superiores, tercio superior del calcáneo sugiere la presencia de deformidad de Haglund.

La exploración clínica se suele acompañar de radiografías laterales del pie y axial del calcáneo en carga. La resonancia magnética es una buena opción diagnóstica y en la ecografía podemos también comprobar si existen calcificaciones y bursitis a este nivel. El simple hecho de la presencia de una exóstosis o calcificación, no implica que exista una clínica ni haya que realizar ningún tratamiento, ya que la presencia de exóstosis o calcificaciones en la población suele ser de un 25 o un 32% asintomáticas.

Enfermedad de Haglund, imágen diagnóstico
Enfermedad de Haglund, imágen diagnóstico
Síndrome de Haglund

Vista clinica deformidad de Haglund en el pie

Tratamiento de la Deformidad de Haglund.

El tratamiento conservador para la deformidad de Haglund y el dolor en la cara posterior del talón incluye antiinflamatorios no esteroideos, modificación del calzado, evitando llevando zapatos de tacón, fisioterapia con aplicación de hielo, EPI, estiramientos y almohadillas para liberar la presión de la zona. Pueden administrarse inyecciones locales en el espacio retrocalcáneo, aunque el uso simultáneo del anestésico local y corticosteroides pueden debilitar aún más la sustancia del tendón de Aquiles y suponer un riesgo de desgarros, de microrroturas o rotura macroscópica adicional del tendón de Aquiles. Si realizamos esta técnica lo ideal es hacerlo ecoguiado, ya que el ecógrafo nos permite poner tratamientos locales sin riesgo de equivocarnos. También puede mejorar la sintomatología el administrar en la zona infiltraciones de colágeno o de factores de crecimiento (PRP).

Cuando las medidas conservadoras fracasan el tratamiento quirúrgico de la deformidad de Haglund consiste en quitar la exóstosis o crecimiento óseo bajo anestesia local, resecando la prominencia del calcáneo y descomprimiendo las partes blandas circundantes inflamadas. Esta corrección quirúrgica puede realizarse abierta o con incisión mínima (ecoguiada). La corrección quirúrgica abierta es una alternativa cuando no se ha respondido a las medidas conservadoras, ya que tal vez se necesite realizar alguna limpieza o refuerzo del tendón de Aquiles o muchas veces hay que quitar también la bolsa retrocalcánea, que es la que produce el dolor en la parte posterior del talón.

La aplicación de láser terapéutico Clase IV es un tratamiento efectivo. La Terapia K-Laser es una herramienta ideal para tratar un gran número de patologías, desde la bioestimulación de los tejidos dañados a proporcionar un alivio inmediato del dolor en un tiempo corto de tratamiento, debido a la elevada potencia y la facilidad de aplicación. La laserterapia es una modalidad de tratamiento no invasivo, seguro y efectivo donde la luz se emplea para aliviar el dolor, reducir la inflamación, y estimular la cicatrización de heridas y curación de tejidos blandos.

La corrección quirúrgica de la deformidad de Haglund se realiza bajo anestesia local y el paciente sale caminando por su propio pie sin necesidad de ninguna ayuda externa. Es un procedimiento sencillo, sólo hay que quitar esa prominencia ósea causante del roce y del dolor.

Deformidad de Haglund

Resonancia magnética mostrando la deformidad de Haglund

Enfermedad de Haglund

Resonancia magnética mostrando la deformidad de Haglund

Síndrome de Haglund

Radiografía posquirúrgica tras la eliminación de la deformidad de Haglund

  • La paciente tras visitar a varios especialistas y no obtener ninguna solución, vino a la Clínica y se le diagnosticó de exóstosis subungueal y uña inc

  • Vídeo testimonial sobre una cirugía realizada para retirar un quiste sinovial doloroso, con anestesia local y deambulación inmediata.

  • Postoperatorio de un joven deportista tras la cirugía de un dedos en martillo, realizada con anestesia local y tras la cual el paciente se va caminand