lesiones-y-patologias-podologia
Podologia Clinica-Maria-del-Mar-Ruiz

Fractura de stress en el corredor (Deutchlander) |

Fracturas del pie y del tobillo

El pie y el tobillo son elementos de carga, teniendo que soportar el peso del cuerpo, además de sufrir impactos internos, como ocurre en determinados deportes, y externos, debido a traumatismos externos al pie y tobillo. Sus lesiones son bastante frecuentes, y las fracturas pueden darse en cualquier lugar y forma. Esto condicionará tanto el tipo de fractura como su tratamiento y evolución.

Nos referiremos a las fracturas de pie y tobillo más habituales de forma generalizada.

Fijador externo para una fractura compleja de tobillo

Fijador externo para una fractura compleja de tobillo

Fractura de stress en el corredor (Deutchlander)

Se trata de una lesión del hueso por fatiga del mismo, es decir, el hueso es incapaz de absorber y distribuir la energía generada en la actividad física, lo que genera micro fracturas. La fractura de stress del corredor ocurre habitualmente por un incremento del tiempo o distancia muy rápido, o por una técnica deportiva incorrecta. La principal fractura de stress del corredor en el pie es la fractura de los metatarsianos.

Son lesiones muy frustrantes para los deportistas debido al tiempo de descanso deportivo que representa.

Fractura de stress de escafoides

Fractura de stress de escafoides

Fractura de peroné

Fractura de peroné

¿Cuál es la Causa de la fractura de stress del corredor?

La principal causa de fractura de stress en los corredores es el incremento no progresivo del entrenamiento. Además, pueden darse estas circunstancias:

-Cambios en la frecuencia, duración o intensidad de los    entrenamientos.
-Cambios en el tipo de terreno de entrenamiento.
-Problemas con el calzado deportivo.
-Técnica de pisada incorrecta.
-Alteración metabólica de hueso, como falta de ingesta de calcio, alteraciones menstruales en la mujeres o personas con osteoporosis.

Las fracturas de stress pueden darse en personas no deportistas, incluso en personas mayores, debido a descalcificación del hueso, falta de vitamina D, etc.

¿Qué síntomas tiene la fractura de stress del corredor?

Los principales síntomas dependen de la zona fracturada. Suelen tener dolor progresivo en la zona (pie, pierna o cadera), que incrementa al correr y mejora mucho con el reposo. El dolor progresivamente es más intenso y cada vez el corredor puede realizar menos actividad deportiva por dolor. La palpación sobre la zona es dolorosa.
A veces en el momento en el que se rompe la cortical del hueso, se oye un “crack” y entonces el dolor se hace mucho más intenso.

En el pie, el lugar más habitual es el segundo o tercer metatarsiano. Suele fracturarse después de una actividad intensa, por lo que se le ha denominado fractura del caminante, del recluta o Deutchlander. Cursa con edema dorsal en el empeine y dolor. Las radiografías si no hay desplazamiento, suelen ser negativas los primeros días, visualizándose posteriormente un engrosamiento del metatarsiano cuando se forma el callo de fractura.

Fractura del 5º metatarsiano

Fractura del 5º metatarsiano

Fractura de Deutchlander del 3º metatarsiano

Fractura de Deutchlander del 3º metatarsiano

Diagnóstico de la fractura de stress del corredor

Lo principal en la fracturas de stress del corredor es la sospecha clínica por lo que explica el paciente.
La resonancia magnética y la gammagrafía ósea son las dos herramientas diagnósticas que permiten el diagnóstico con precisión.
La radiografía en los estadio iniciales no ayuda al diagnóstico, pero en la ecografía suele visualizarse la fractura o fisura en la cortical.

Tratamiento de la fractura de stress del corredor

El tratamiento que se aconseja en las primeras semanas es realizar descarga de la extremidad. El paciente ha de guardar reposo deportivo en la gran mayoría de las fracturas de stress.

También es muy recomendable el tratamiento con magnetoterapia.
En algún tipo de fractura como las proximales del quinto metatarsiano o las fracturas de cuello de fémur, se aconseja el tratamiento mediante cirugía.

La aplicación de láser terapéutico Clase IV es un tratamiento efectivo. La Terapia K-Laser es una herramienta ideal para tratar un gran número de patologías, desde la bioestimulación de los tejidos dañados a proporcionar un alivio inmediato del dolor en un tiempo corto de tratamiento, debido a la elevada potencia y la facilidad de aplicación. La laserterapia es una modalidad de tratamiento no invasivo, seguro y efectivo donde la luz se emplea para aliviar el dolor, reducir la inflamación, y estimular la cicatrización de heridas y curación de tejidos blandos.

Prevención de la fractura de stress del corredor

Es recomendable seguir estas pautas:

– Entrenamiento planificado y progresivo.
– Tener una dieta equilibrada con buen aporte de calcio y vitamina D.
– Combinar deportes ( bicicleta, tonificación, natación, elíptica).
– Uso de calzado deportivo adecuado ( no muy gastados ).
– En el caso de deformidades del pie ( pie cavo o pie plano ) se aconseja ir al podólogo para que nos realice un estudio de la pisada y valore la necesidad de usar de plantillas.

Preguntas Frecuentes Sobre las fracturas de stress del corredor

¿Cómo puedo saber si tengo una fractura de estrés?

Es muy sencillo. El podólogo te explorará en la consulta, realizando unas maniobras exploratorias que son indoloras, sencillas y seguras. Utilizará herramientas de diagnóstico, como radiografías, ecografía, resonancia magnética, etc. Suele haber dolor, edema, inflamación e imposibilidad de realizar algunas actividades.

 

¿Las fracturas se producen debido a una artrosis?

No es una artrosis en su origen, pero si la fractura cierra en malas condiciones, su evolución puede ser muy similar a una artrosis, con deterioro y destrucción del cartílago articular.

 

¿Por qué se producen las fracturas de estrés?

El pie y el tobillo son elementos de carga, teniendo que soportar el  peso del cuerpo, además de sufrir impactos internos, como ocurre en determinados deportes, y externos, debido a traumatismos externos al pie y tobillo. Sus lesiones son bastante frecuentes, y las fracturas pueden darse en cualquier lugar y forma. Esto condicionará tanto el tipo de fractura como su tratamiento y evolución.

 

¿Qué predispone a las fracturas de estrés en pie y tobillo?

Hay factores internos que pueden predisponer a padecer fracturas, como la falta de vitamina D, hipotiroidismo, osteoporosis, diabetes mellitus, obesidad, cambios hormonales, alteraciones biomecánicas, pie plano, pie cavo, metatarsalgias, etc, así como factores externos, como vida sedentaria, alcoholismo, exceso de cafeína, sobreesfuerzo deportivo, etc.

 

¿La menopausia es causa de fracturas?

La menopausia no causa fracturas, pero los cambios hormonales que se producen en esa época, si no tomamos las medidas preventivas, pueden inducir una pérdida de masa ósea que predispone a las fracturas, incluso sin haber realizado un esfuerzo físico. En esa época conviene realizar analíticas para verificar los niveles óptimos en sangre, como la falta de vitamina D, que se ha convertido en endémica en España,  pesar de la cantidad de horas de sol que tenemos. La dieta ha de estar enriquecida en alimentos lácteos.

¿Qué tratamientos se pueden realizar en las fracturas?
Como tratamientos conservadores, las infiltraciones ecoguiadas, los factores de crecimiento plaquetario, el láser de alta potencia, las plantillas a medida, medicamentos, etc, ayudan a paliar los síntomas dolorosos. A veces hay que inmovilizar la zona con férulas, yesos, calzado quirúrgico o botas Walker. Dependiendo del tipo de fractura, así será su evolución. Por regla general, una fractura suele tardar en consolidar entre 4 a 6 semanas, pero esto depende del estado de la fractura y de las condiciones fisiológicas de cada paciente.

Como tratamientos quirúrgicos, existen muchas técnicas dependiendo del tipo y lugar de fractura, es decir, si hay daño de una articulación, menos posibilidades habrá de poder conservarla. Todas las cirugías van encaminadas a inmovilizar el foco de fractura y a limpiar la articulación de pequeños “huesecitos” que impiden el movimiento articular y crean dolor.

 

¿Si me tienen que operar, tengo que ir en ayunas a la cirugía de la fractura?

En general no, ya que la cirugía se realiza con anestesia local. Algunas cirugías necesitan anestesia general o raquídea, en cuyo caso sí hay que ir en ayunas.

 

¿Necesito una preparación especial para operarme?

A todos los pacientes se les realiza un chequeo previo en la misma consulta, dónde se valora la medicación que toma, se ve el estado circulatorio con doppler, se realizan radiografías y ecografías, tomamos fotografías de su pie, y se valora  de forma rápida y sencilla el estado general del paciente, para considerarlo apto para la cirugía.

 

¿Puedo operarme si tengo problemas del corazón?

De forma general sí. Antes de la cirugía se le realizará un estudio preoperatorio.

 

¿Tengo que dejar de tomar mis anticoagulantes?

En la valoración prequirúrgica, examinamos cuidadosamente la medicación que toma, como Aspirina, Sintron, etc. De forma general, NO ES NECESARIO suspender ningún medicamento.

 

¿Estaré sin poder caminar después de operarme de la una fractura de estrés?

Se irá caminando por su propio pie, como vino a la consulta, sin necesidad de muletas, en determinadas fracturas de  dedos y de metatarsianos. En otras fracturas más complejas, tal vez tenga que estar sin apoyar el pie. El podólogo le informará de su caso y su evolución.

 

¿Duele la cirugía?

No, ya que la anestesia local se pone bajo sedación, en la que estará despierto pero sin dolor, y posteriormente se realiza un bloqueo para que no tenga dolores en el posoperatorio. También se pautan medicamentos, así como Flores de Bach para una mejor cicatrización. En el caso de anestesia general tampoco, y el posoperatorio se controla de igual forma con medicación.

 

¿Cuándo puedo hacer deporte?

Esto depende del tipo de fractura de estrés y del estado general del paciente. Normalmente no podrá realizar deporte de impacto hasta unas 6-8 semanas, pero desde el primer día puede caminar e ir incrementando su actividad poco a poco.

 

¿Puedo conducir después de la cirugía?

Normalmente llevará un calzado quirúrgico de suela rígida, pero puede conducir con él.

 

¿Cuál es la casuística de buenos resultados después de la cirugía?

Muy buena, pero en general depende del tipo de fractura y de las condiciones fisiológicas del paciente. Si la fractura es compleja, es posible que haya que realizar alguna cirugía adicional en el mismo momento o posteriormente.

  • La paciente tras visitar a varios especialistas y no obtener ninguna solución, vino a la Clínica y se le diagnosticó de exóstosis subungueal y uña inc

  • Vídeo testimonial sobre una cirugía realizada para retirar un quiste sinovial doloroso, con anestesia local y deambulación inmediata.

  • Postoperatorio de un joven deportista tras la cirugía de un dedos en martillo, realizada con anestesia local y tras la cual el paciente se va caminand