Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
lesiones-y-patologias-podologia
Podologia Clinica-Maria-del-Mar-Ruiz

Patología de la Uña | Uña Incarnada

La patología ungueal puede surgir por una cantidad de causas muy variable. Muchas de las deformidades y problemas que aparecen en las uñas pasan desapercibidos porque no son sintomáticas. Cuando la alteración ungueal produce dolor, rara vez los tratamientos conservadores alivian los síntomas y este alivio no es permanente. Para aliviar la uña dolorosa existen varias formas o técnicas quirúrgicas para corregir la deformidad, ya estén afectados los tejidos periungueales, ungueales o de la falange distal del dedo. Una de estas técnicas innovadoras es la Teguloplastia, creada por la autora. También hay enfermedades sistémicas que producen patología en la unidad ungueal.

A menudo, las uñas se consideran una característica meramente estética y los millones que se gastan cada año en esmaltes de uñas (solo en Estados Unidos) lo demuestran. Sin embargo, las uñas son mucho más que solo una superficie para pintar con colores brillantes y figuras artísticas.

La forma, textura y color de sus uñas naturales actúan como una ventana hacia el estado de salud y, mientras que algunos de sus síntomas son inofensivos, otros pueden indicar enfermedades crónicas, como el cáncer. Como afirma la Academia Americana de Dermatología (AAD):

“Las uñas, a menudo, reflejan nuestro estado general de salud. Los cambios en ellas, como la decoloración y engrosamiento, pueden señalar problemas de salud, como enfermedades del hígado y riñones, condiciones del corazón y pulmones, anemia y diabetes”.

Uña-encarnada-u-Onicocriptosis

Estructura y anatomía de la Uña

Anatomía de la unidad de la uña Uña-encarnada-u-Onicocriptosis

Anatomía de la unidad de la uña

Componentes de la uña Uña-encarnada-u-Onicocriptosis

Componentes de la uña

La unidad ungueal o aparato ungueal consta de un cuerpo ungueal y sus componentes periungueales, incluida la falange distal. El componente principal de la unidad de la uña es el cuerpo ungueal o lámina ungueal, que es translucido, cuyo espesor varía entre 0,3 y 0,65 mm, siendo más grueso en su extremo distal.

Las uñas son una adquisición temprana en los vertebrados y en los humanos. El pliegue ungueal primario aparece precozmente en la vida fetal. La migración puede asociarse a la distribución de las ramas nerviosas dorsales. Una vez alcanzada la posición adulta la uña sufre un rápido desarrollo, y alrededor del octavo mes cruza el eponiquio que la cubre, el cual se retrae para formar la cutícula y el hiponiquio de la uña madura. El crecimiento de la placa ungueal queratinizada prosigue durante la etapa fetal y al concluir ésta, los bordes de las uñas han crecido hasta alcanzar el borde libre del dedo.

La anatomía normal de la unidad ungueal se puede apreciar en la figura y está formada por el pliegue ungueal proximal, la matriz, el lecho ungueal, el eponiquio, y el hiponiquio. La placa ungueal está constituida por células comprimidas y adherentes que van perdiendo sus núcleos y organelos. Los bordes de la lámina ungueal quedan protegidos por los surcos laterales ungueales. Son características importantes de la estructura de la unidad ungueal, la superficie dorsal lisa y la superficie ventral o plantar irregular, en donde las estrías longitudinales de la placa ungueal contactan con el lecho ungueal, que a su vez indican el eje de crecimiento de la lámina ungueal; este contacto se caracteriza por la formación de material paraqueratínico. La superficie ventral del pliegue ungueal esta adherida a la lámina ungueal por la cutícula.

La curvatura lateral de la lámina ungueal es muy variable. Esta curvatura natural es asintomática, mientras que la curvatura adquirida es normalmente dolorosa, y se le denomina uña involuta, en teja, en pinza o convoluta, y no responde fácilmente a tratamientos paliativos o correctores, requiriendo en última instancia la intervención quirúrgica, como la realizada por la autora, la Teguloplastia. El examen microscópico de esta zona lateral revela que el dolor crónico del surco ungueal se caracteriza por cambios hiperplásicos e inervación sensitiva del revestimiento epitelial.

El crecimiento de las uñas es continuo y lento dependiendo del estado circulatorio y de la fisiología del paciente. Las uñas de los pies crecen distalmente aproximadamente entre 0,03 a 0,05 mm al día, y su espesor normal está entre 0,05 y 1 milímetros (variable según edad y condiciones del paciente).

La unidad ungueal no solo está formada por lo que conocemos como uña o lámina ungueal, sino que la forman los tejidos de alrededor, los tejidos blandos, los ligamentos y la falange distal. El crecimiento de la uña es debido en su mayor parte a la matriz ungueal.

Uña empotrada o en cuchara invertida Uña-encarnada-u-Onicocriptosis

Uña empotrada o en cuchara invertida

Uña-encarnada

Uña en tienda de campaña

Uña-encarnada

Lámina ungueal convoluta

Uña-encarnada

Lámina ungueal involuta: G.L. Dockery

¿Cuáles son las patologías más habituales de las uñas en los pies?

Los problemas que pueden aparecer en las uñas pueden ser debidos a múltiples factores. Entre ellos podemos encontrar problemas de la misma uña, a factores externos, a enfermedades sistémicas, a medicamentos, enfermedades víricas, a enfermedades por hongos, a alteraciones en el crecimiento y a la morfología de la lámina ungueal.

La onicocriptosis o uñas incarnadas es uno de los problemas más habituales y suele darse con mayor frecuencia en gente joven. Esta patología produce muchísimo dolor y la uña atiende enterrarse en el surco ungueal, produciendo inflamación, enrojecimiento, dolor e incluso infección.

Uña-encarnada u-Onicocriptosis
Uña-encarnada u-Onicocriptosis
Uña-encarnada u-Onicocriptosis

Onicocriptosis o uña incarnada

Otro de los principales problemas de las uñas es la onicomicosis que es una infección por hongos , un trastorno muy común que afecta sobre todo a personas con diabetes y deportistas, en el que existe un cambio de color y las  uñas se vuelven amarillas o blancas, existiendo un cambio en su textura.

La psoriasis es una enfermedad sistémica que también afecta a las uñas y nos puede hacer confundir con una onicomicosis, ya que hay un cambio en la coloración o manchas de color salmón o amarillento, una textura rugosa y la uña se vuelve gruesa; son característicos los pits ungueales.

La paroniquia crónica es la inflamación crónica de la región periungueal, muy frecuente en niños, presentando una reacción inflamatoria fuertemente congestiva y originando una pérdida de la cutícula, con alteraciones de la lámina ungueal; el cultivo nos dará presencia de bacterias como estreptococos, estafilococos o cándida. La paroniquia aguda es la inflamación aguda con un proceso generalmente infeccioso, con inflamación intensa tumefacción y dolor en el dedo. Esta infección de tejidos blandos puede venir de pequeños traumatismos o de padrastros, y puede acompañarse con una necrosis, originando una distrofia ungueal.

La morfología de la uña también puede dar problemas como la distrofia ungueal canaliforme, la melanoniquia estriada y existen una enorme cantidad de patologías como la onicogrifosis, la onocolisis, la onicotilomania (que es comerse las uñas), el hematoma subungueal que se produce cuando queda sangre atrapada por un traumatismo entre la lámina ungueal y el lecho ungueal: este traumatismo causa dolor por la sangre acumulada y la uña aparece de un color negro azulado. La traquioniquia o uñas opacas y ásperas pueden aparecer en la alopecia areata, liquen plano, la dermatitis atópica y la psoriasis. Los tumores también son habituales en la unidad ungueal y causan deformidad entre ellos están los quistes mixoides benignos, granulomas piógenos, tumores glómicos, enfermedad de bowen, carcinoma epidermoide, y melanoma maligno. La deformidad de la falange distal puede dar lugar a deformidad de la uña por la presencia de una exóstosis subungueal que empuja a la lámina hacia arriba deformándola: este proceso es muy habitual. Otras patologías frecuentes son las verrugas víricas, nevus epidérmico verrugoso, el quiste epidérmico de implantación, los tumores fibrosos, tumores vasculares o el granuloma piógeno.

Uña-encarnada. Deformidades de la falange: exóstosis subungueales y osteocondroma.
Uña-encarnada. Deformidades de la falange: exóstosis subungueales y osteocondroma.
Uña-encarnada. Deformidades de la falange: exóstosis subungueales y osteocondroma.

Deformidades de la falange: exóstosis subungueales y osteocondroma.

Uña-encarnada. Los bordes ungueales pueden deformarse adquiriendo distintas formas de la uña
Uña-encarnada. Los bordes ungueales pueden deformarse adquiriendo distintas formas de la uña

Los bordes ungueales pueden deformarse adquiriendo distintas formas de la uña.

Síntomas de la Unidad Ungueal

Estos son síntomas de la unidad ungueal que podríamos experimentar en algún momento de nuestra vida y el mensaje que nos brindan acerca de nuestra salud:

  • Uñas amarillas

Las uñas pueden volverse amarillas con la edad o por utilizar uñas de acrílico o esmaltes. Fumar también puede mancharlas de un tono amarillento. Si las uñas están gruesas, partidas amarillas, es posible que tenga una infección fúngica (hongos).

Con frecuencia, las uñas amarillas podrían estar relacionadas a la enfermedad de la tiroides, diabetes, psoriasis o enfermedades respiratorias (como bronquitis crónica).

  • Uñas secas, agrietadas y quebradizas

Los factores del estilo de vida podrían representar un papel en esta condición, como pasar mucho tiempo con las manos en el agua, usar quitaesmalte o estar frecuentemente expuesto a sustancias químicas (como productos de limpieza), o vivir en una región con poca humedad.

Las uñas agrietadas y partidas también pueden deberse a una infección fúngica o a una enfermedad de la tiroides, en especial al hipotiroidismo. Las uñas quebradizas pueden revelar una deficiencia de vitaminas A y C o de vitamina B (biotina).

  • Acropaquia

La acropaquia es cuando las puntas de los dedos se agrandan y la uña se curva hacia abajo. Puede ser una señal de poca oxigenación en la sangre y está relacionada con las enfermedades de los pulmones. La acropaquia también puede estar relacionada a las enfermedades del hígado o riñones, enfermedades cardíacas, enfermedad inflamatoria del intestino y SIDA.

  • Manchas blancas

Las pequeñas manchas blancas generalmente son ocasionadas por microtraumatimos en las uñas. No son un motivo de preocupación y desaparecerán o se curarán por sí solas. Aunque menos común, las manchas blancas que no desaparecen podrían deberse a una infección fúngica.

  • Líneas horizontales

Las líneas horizontales pueden deberse a un trauma o a una enfermedad grave con fiebres altas (como fiebre escarlatina o neumonía). Esto es generalmente el resultado de un trauma directo en la uña o una enfermedad más seria, en cuyo caso lo observará en más de una uña a la vez… El cuerpo le está diciendo literalmente ‘tengo que ocuparme de cosas más importantes que las uñas’ y detiene su crecimiento.

Las líneas horizontales, también conocidas como líneas de Beau, también podrían ser ocasionadas por la psoriasis, diabetes incontrolada, enfermedades circulatorias o una deficiencia grave de zinc. Otro tipo de línea horizontal se conoce como línea de Mees, la cual es una decoloración horizontal que puede deberse al envenenamiento con arsénico, enfermedad de Hodgkin, malaria, lepra o envenenamiento por monóxido de carbono.

  • Líneas verticales

Las líneas verticales son generalmente un signo normal del envejecimiento y no son un motivo de preocupación. Pueden volverse más prominentes conforme envejece. En algunos casos, las líneas de las uñas también pueden deberse a la deficiencia de vitaminas, como vitamina B12 y magnesio.

  • Uñas en cuchara

Las uñas que se curvan hacia arriba en las orillas, de forma parecida a una cuchara, pueden ser una señal de anemia por deficiencia de hierro, hemocromatosis (exceso de absorción de hierro), enfermedades cardíacas o hipotiroidismo.

  • Marcas

Si las uñas tienen múltiples marcas o golpes, a menudo es una señal de psoriasis. Las marcas en las uñas pueden deberse también a los trastornos conectivos del tejido (como el síndrome de Reiter) o alopecia areata, una enfermedad autoinmune que causa la pérdida del cabello.

  • Manchas oscuras

La mayoría de las manchas oscuras son debidas a hematomas subungueales, debidos a un traumatismo previo. Sin embargo, algunas manchas oscuras o protuberancias dolorosas en la uña requieren una visita inmediata al médico, ya que podrían deberse al melanoma, la forma más mortal del cáncer de piel.

  • Uñas blancas con una línea rosa

Si las uñas son casi blancas con una delgada línea rosa en la punta, lo que se conoce como uñas de Terry, podría ser una señal de enfermedad hepática, insuficiencia cardiaca congestiva, insuficiencia renal o diabetes. Algunas veces, las uñas de Terry también se deben al envejecimiento.

Uña-encarnada

Infección bacteriana de la uña

Uña-encarnada

Onicomicosis o infección por hongos

Uña-encarnada

Uña empotrada con cirugía previa en la que no han remodelado el borde distal

Cuidados y tratamiento conservador de las alteraciones de las uñas

  • Una Alimentación Saludable Genera Uñas Saludables

Una alimentación equilibrada con alimentos enteros, da a nuestro cuerpo cantidades más que adecuadas de vitaminas y minerales para su buen funcionamiento. Si no (y esto se aplica para la mayoría de las personas), hay una gran probabilidad de que al cuerpo le falten nutrientes importantes. Esto no sólo puede ocasionar enfermedades crónicas, sino que, además, la salud de las uñas también sufrirá.

Las fuentes saludables de proteína, como la proteína de suero de leche, los huevos de gallinas ecológicas y carne de animales son importantes. Los antioxidantes, vitaminas y minerales que se encuentran en los vegetales de hojas verdes, bayas y otros alimentos enteros, también beneficiarán la salud de las uñas.  Un ejemplo es la biotina, vitamina B7.

La biotina ayuda a generar queratina, la cual constituye las uñas. Las grasas omega-3 de origen animal también son importantes. El índice ideal de grasas omega-3 a omega-6 es 1:1, aunque la alimentación típica occidental es entre 1:20 a 1:50. Las uñas quebradizas o débiles son señales comunes de que el índice de omega-3 a omega-6 podría estar desequilibrado. En este caso hay que eliminar los aceites vegetales y consumir más omega-3 de origen animal, que se encuentra en el aceite de kril, sardinas y anchoas.

  • Cuidados Simples para las Uñas

Nutrir las uñas desde adentro a través de una alimentación adecuada como se describió anteriormente es importante, como lo es también proteger las uñas de la exposición excesiva al agua o a las sustancias químicas. Por ejemplo, los guantes de hule con interior de algodón son útiles para lavar los platos. Además, utilizar al mínimo los esmaltes para uñas, quitaesmaltes y uñas artificiales, o dejar de usarlos completamente.  Se puede obtener un bonito y fino brillo con solo pulir las uñas, sin la necesidad de utilizar ningún esmalte.  Un beneficio adicional es que, al hacerlo, podría incluso ayudar a las uñas a crecer más fuertes y largas, debido a la mayor circulación .

Una buena idea, es mantener sus uñas relativamente cortas con unas tijeras para manicura o cortauñas. Lo recomendable es cortarlas de forma recta y ligeramente redondeadas en el centro, lo que ayudará a mantenerlas fuertes. Lo ideal es seguir la anatomía de la uña, sin dejar picos en los extremos. Las uñas también se pueden beneficiar de un hidratante (como la piel), así que lo ideal es frotar regularmente un poco de aceite de coco sobre ellas. Además, evitar  quitarse las cutículas, ya que esto podría dañar la lúnula, y cortar los padrastros, en vez de arrancarlos. Si existe inflamación, los baños salinos con agua fría reducen los síntomas y el dolor.

Lo ideal es acudir a un podólogo para que cuide y nos asesore de cómo mantener unas uñas sanas. Si hay hongos nos hará un cultivo y recetará la medicación adecuada, al igual que en las infecciones bacterianas o víricas.

Los cuidados de las uñas realizados por un podólogo, nos protege de malas manipulaciones y de contagios de otros pacientes. Además , puede realizarnos tratamientos estéticos, como la ortonixia, cuando nuestras uñas no son lo bonitas que nos gustaría:

Uña-encarnada. Hematoma subungueal tratado con ortonixia estética
Uña-encarnada. Hematoma subungueal tratado con ortonixia estética
Uña-encarnada. Hematoma subungueal tratado con ortonixia estética
Uña-encarnada

Hematoma subungueal tratado con ortonixia estética

Uña-encarnada. Deformidad de la uña tratada con ortonixia
Uña-encarnada. Deformidad de la uña tratada con ortonixia

Deformidad de la uña tratada con ortonixia

Uña-encarnada

Tratamiento quirúrgico de las patologías en las uñas

Cuando el tratamiento conservador por parte del podólogo no alivia los síntomas, existen técnicas quirúrgicas muy sencillas que definitivamente solucionan el dolor, y son realizas con anestesia local, sin necesidad de causar baja laboral, permitiéndonos realizar nuestras actividades cotidianas.

Si existe una deformidad del dedo o alteración biomecánica habrá que corregirla a la vez que se realiza la cirugía de la uña. Así si hay un Hallux valgus, dedo en martillo, clinodactilia, juanete de sastre, pie plano, etc., hay que corregir esa alteración biomecánica, ya que existe el riesgo de que la patología ungueal reaparezca con el tiempo.

Uña-encarnada. Dedo rotado y Hallux extensus: para obtener buenos resultados a largo plazo hay que corregir las alteraciones biomecánicas.
Uña-encarnada. Dedo rotado y Hallux extensus: para obtener buenos resultados a largo plazo hay que corregir las alteraciones biomecánicas.

Dedo rotado y Hallux extensus: para obtener buenos resultados a largo plazo hay que corregir las alteraciones biomecánicas.

Entre las técnicas habituales están las hay que actúan en toda la uña, en el borde ungueal, en los tejidos blandos, en la falange o en combinación de todas ellas, como la Teguloplastia. El tratamiento quirúrgico más habitual en la uña, se realiza para tratar la onicocriptosis o uña encarnada, con unos excelentes resultados, ya que definitivamente se soluciona el problema. Muchas de estas técnicas se pueden realizar por mínima incisión, como la eliminación de exóstosis subungueales.

Uña-encarnada. Extirpación quirúrgica de un fibroma ungueal
Uña-encarnada. Extirpación quirúrgica de un fibroma ungueal

Extirpación quirúrgica de un fibroma ungueal

Uña-encarnada. Imágenes intraoperatorias y vendaje posterior en la cirugía de la uña: el paciente se va caminando.
Uña-encarnada. Imágenes intraoperatorias y vendaje posterior en la cirugía de la uña: el paciente se va caminando.
Uña-encarnada. Imágenes intraoperatorias y vendaje posterior en la cirugía de la uña: el paciente se va caminando.

Imágenes intraoperatorias y vendaje posterior en la cirugía de la uña: el paciente se va caminando.

Imágenes antes y después de la cirugía en la corrección de las deformidades de la uña

Uña-encarnada. Hematoma subungueal con exóstosis
Uña-encarnada. Hematoma subungueal con exóstosis
Uña-encarnada
Uña-encarnada

Hematoma subungueal con exóstosis: Antes y Después

Antes y Después

Patologia de la uña Onicocriptosis antes y despues
Patologia de la uña Onicocriptosis antes y despues

Onicocriptosis: Antes y Después

  • La paciente tras visitar a varios especialistas y no obtener ninguna solución, vino a la Clínica y se le diagnosticó de exóstosis subungueal y uña inc

  • Vídeo testimonial sobre una cirugía realizada para retirar un quiste sinovial doloroso, con anestesia local y deambulación inmediata.

  • Postoperatorio de un joven deportista tras la cirugía de un dedos en martillo, realizada con anestesia local y tras la cual el paciente se va caminand